Las 12 claves de la vida sana contada con sencillez

12 claves de la vida sana contada con sencillez

¿Es posible vivir una vida sana en un mundo insano? ¿Por qué con tantos progresos en medicina aumentan las enfermedades degenerativas? ¿Por qué teniendo en España “la huerta de Europa” hay niveles tan altos de obesidad y diabetes? ¿Por qué hay tanta información y tan poca práctica?

Grandes preguntas a las que da respuestas claras el libro “Vida sana contada con sencillez“. Su autor, Mariano Bueno, es un sabio de la salud natural y experto en agricultura ecológica, bioconstrucción, remedios naturales y estilo de vida integral, y autor de libros de referencia en estos temas.

No existe una solución única ni simplista para la salud, ni una pastilla ni solo la genética, pero Mariano nos explica que hay muchos factores implicados y que está en nuestras manos conseguir una vida más sana entendida mucho más allá que la ausencia de enfermedad.

Las 12 claves de la vida sana contada con sencillez están detalladas en el índice del libro y este es un resumen:

  1. La calidad del aire y la respiración
  2. El agua como fuente de salud
  3. El contacto con la naturaleza y caminar con los pies en la tierra
  4. La luz natural y tomar el sol
  5. Evitar los factores de riesgo para la salud tanto del entorno -radiaciones y energías nocivas-, como psicológicas -actitudes mentales negativas y baja autoestima-, sociales -la soledad- y físicas como hábitos tóxicos -tabaco, alcohol, excitantes-, el sedentarismo y obesidad, y alimentos desvitalizados y de baja calidad
  6. Vencer la pereza: movimiento, vitalidad y la buena gestión del cuerpo
  7. La alimentación sana
  8. La importancia de las buenas relaciones sociales: familia, pareja, sexo, trabajo, dinero
  9. Realización personal
  10. El descanso reparador teniendo en cuenta un buen sitio para dormir
  11. La vivienda y el entorno evitando la contaminación química en el hogar, potenciando la casa y el hábitat sano con plantas purificadoras de ambientes y la luz natural
  12. Evitar el ruido, la contaminación sonora y la contaminación eléctrica y electromagnética

Como vemos, profundizar en todos estos puntos no nos aporta solo una buena salud sino también una vida plena, y se trata más de un estilo y filosofía de vida consciente, holístico y perenne que de recetas o soluciones limitadas y temporales.

Toda la obra y los libros de Mariano Bueno son muy recomendables y centrándonos en la alimentación nos quedamos con estos consejos generales:

Consejos de salud para un alimentación más sana

  • Mantener una buena relación con la comida y la bebida. Comer lo necesario -sin carencias ni excesos-, dando prioridad a los alimentos saludables y regeneradores.
  • Incrementar la ingesta diaria de frutas y verduras frescas y la de legumbres y cereales integrales (es decir, no refinados), a ser posible procedentes de cultivos ecológicos, en cuyo proceso de producción, transformación y comercialización no se han empleado productos químicos ni aditivos tóxicos.
  • Reducir el consumo de alimentos refinados y desvitalizados, sobre todo los fritos, las carnes, embutidos y grasas animales (saturadas).
  • Evitar las calorías «vacías» procedentes de los hidratos de carbono y azúcares refinados: azúcar, repostería dulce, refrescos azucarados, alcohol…
  • Beber regularmente (mejor entre comidas) y elegir un agua de buena calidad (baja en sales minerales y exenta de aditivos químicos) y en abundancia (dos litros de media diaria, aparte del agua que contienen los alimentos).
  • Incorporar a la dieta el consumo de alimentos regeneradores y fitoprotectores: semillas germinadas, frutas de temporada especialmente ricas en vitaminas (cerezas, limones, kiwis, uvas frescas, etc.), plantas condimentarias (perejil, albahaca…), algas, espirulina, polen y plantas medicinales.
  • Reducir o suprimir la sal común (cloruro sódico), sustituyéndola por un consumo moderado de sal marina sin refinar o, mejor aún, por condimentos vegetales, sales de hierbas o sales potásicas.
  • Comer lo más variado y equilibrado que nos sea posible. La variedad en la nutrición evita los desequilibrios o las deficiencias de las monodietas y siempre resulta más aconsejable que las dietas milagrosas, parciales y excluyentes, propuestas por supuestos prestigiosos especialistas o leídas en revistas o libros de gran difusión.
  • Regularidad en los horarios de las comidas, dejando tiempo para la adecuada digestión entre una comida y la siguiente. No comer ni picar entre comidas.
  • Dedicar tiempo a la comida y comer en ambientes agradables. Tomarse tiempo para preparar la comida, tiempo para disponer la mesa y presentar con gusto los platos, tiempo para comer con calma y tranquilidad, masticando bien lo que nos llevamos a la boca, saboreando y paladeando cada bocado. A ser posible (deberíamos hacerlo posible), tomarse un tiempo de tranquilidad y relax para la buena digestión. No comer jamás mientras el televisor nos bombardea con noticias malas o desastrosas o en ambientes de permanentes riñas y discusiones (es preferible no comer que tragarse tanta porquería y negatividad).

 

 

Sin Comentarios

Tienes algo que decir? Déjanos un comentario!