envoltorios naturales para alimentos

¿Cómo envolvía tu abuela o bisabuela los alimentos o el bocata cuando salían de casa? Depende de tu edad, te acordarás del papel marrón de estraza que casi raspaba o de las servilletas de cuadros. Décadas después, pasamos al imperio del film de plástico y el papel de aluminio, y en la actualidad, debido a la mayor concienciación sobre los tóxicos en la cocina y los materiales ecológicos, se vuelve a optar por envoltorios más naturales para estar en contacto con los alimentos.

¿Cuáles son los envoltorios naturales para alimentos?

  • Papel, tipo horno, de buena calidad y sin tóxicos
  • Bolsa de silicona platino. Excelente material para el calor (a diferencia del papel de aluminio o el plástico que están desaconsejados, especialmente con calor, por pasar al alimento sustancias perjudiciales)
  • Envoltorios de cera de abeja. Hay muchos tamaños y como son tan manejables se adaptan muy bien a alimentos y todo tipo de recipientes
  • Bolsas de algodón ecológico. De larguísima duración y sirven para conservar mejor los crudos
  • Tuppers de cristal o de material apto para consumo

Los vemos más en detalle:

Papel de horno

Hay de muchos tipos y algunos están recubiertos de quilón (sustancia que se utiliza en los papeles para hacerlos impermeables y que contiene cromo, un metal pesado que es mejor evitar, especialmente personas alérgicas a él).

La opción más ecológica es este papel sin blanquear, biodegradable y totalmente libre de cloro (TCF), ceras, parafinas y tóxicos. No altera el sabor ni las propiedades de los alimentos. Es apto para horno, aguanta temperaturas hasta 220ºC y es resistente a la grasa. Se puede reutilizar.

Se puede usar en horno o en bolsas para llevar sandwiches o hacer papillotes.

INFO

Bolsas de algodón

Es la opción más parecida a la de nuestras abuelas en versión mejorada. Se trata de una bolsa de algodón orgánico que ayuda a mantener las verduras en el frigorífico frescas durante más tiempo, hasta dos semanas: lechugas, espinacas, zanahorias, brócoli, apio, berenjena, remolacha, espinacas, setas, etc.

Estamos acostumbrados a guardar las verduras en plástico, pero ahí pasan de maduras a pasadas rápidamente. En estas bolsas de algodón (que hay que humedecer) se crea un ambiente fresco y húmedo en donde las verduras pueden “respirar”.

La bolsa es el material más longevo.

INFO

Bolsa de silicona platino

Es el envoltorio más multiusos porque se trata de bolsas herméticas de silicona platino y sirven para para llevar comida, guardar, congelar o cocinar al horno o en agua hirviendo.

Reutilizables, ecológicas y saludables, son una gran alternativa al plástico.

El material es silicona platino 100%, totalmente seguro para uso alimentario. No contiene plastificantes, PVC, ni derivados del petróleo. Se puede lavar también en el lavavajillas. En este vídeo podemos ver sus múltiples usos.

INFO

Envoltorios de cera de abeja

Muy naturales, los envoltorios de cera de abeja son útiles para envolver alimentos, transportar bocatas o cubrir recipientes. Una alternativa sostenible y libre de tóxicos para sustituir el film de plástico y el papel de aluminio.

Están fabricados con cera de abejas, algodón orgánico, aceite ecológico de jojoba y resina natural. Éstos últimos tienen propiedades antisépticas.

Son fáciles de usar porque se ablandan con las manos y se adaptan muy bien al alimento o recipiente. También sirven para congelar y en este vídeo vemos cómo se usan.

INFO

Por tanto, existen distintas alternativas naturales para envolver y guardar alimentos. Cada uno debe estudiar cuál se adapta mejor a su estilo de vida y necesidades. ¿Cuál te gusta más?

INFO