tomates

Las tomateras están sembradas y, si el tiempo lo permite porque está lloviendo mucho, a finales de verano llegará una avalancha de tomates, como todos los años.

Entre mis recuerdos más claros de la infancia está mi abuela haciendo botes y botes de conserva de tomate para que toda la familia disfrutásemos de ellos durante el invierno y con un gran caldero donde los hervía para esterilizarlos. Como la Vida da muchas vueltas, la nieta de ciudad volvió al pueblo hace unos años y, aunque mi abuela ya no está, sí permanece la tierra fértil, el sol y sus frutos.

El primer año de neorrural temblaba cuando mi marido me subía baldes a rebosar de tomates de la huerta y no sabía qué hacer aparte de gazpachos y ensaladas. Con el tiempo he resuelto completamente el tema y ya tengo mi Master en tomates. Por ello, anuncio que la semana que viene verá la luz el primer libro de recetas de La Cocina Alternativa dedicado a mi abuela y a esta hortaliza tan rica en licopeno anticancerígeno y tan sabrosa.

Se titula “El tomate: 20 recetas caseras de conserva de tomate, salsas y más” y será un librito digital donde encontraréis, además de una introducción sobre las propiedades y tipos de tomate, los pasos detallados para tener tomate en vuestra despensa en diferentes conservas: crudo, frito, sofrito con verduras, en mermelada, seco o en aceite, y 13 salsas deliciosas para acompañar cualquier tipo de plato.

Se acabaron las dudas sobre cómo cocinar o conservar el tomate. En breve…