Si una flor se llama también “maravilla” y se usa desde hace siglos dentro de los remedios naturales y la cosmética sana, merece la pena que la tengamos presente en nuestro hogar. Eso pensé cuando descubrí que las preciosas flores naranjas de caléndula crecen silvestre en los huertos de mi padre y decidí investigar un poco más y preparar mi propio aceite de caléndula (oleato) y otras recetas.

Aunque es originaria del norte y este de Europa, la caléndula se ha ido extendiendo y se encuentra de forma natural en muchas zonas mediterráneas como España. En los inviernos suaves puede florecer durante todo el año, de ahí que su nombre latino “caléndula” alude a que florece en las calendas, el primer día del mes.

En la medicina popular la caléndula es considerada un antídoto para casi todo y se utiliza como antibacteriana, fungicida y antiespasmódica (son famosas las infusiones de caléndula como regulador de la menstruación y calmante de sus dolores*) y la monja Hildegarda la recetaba para mordeduras de serpientes, problemas hígado y trastornos intestinales. Pero es realmente para la piel donde más destacan las virtudes de la caléndula.

En este artículo hablamos sobre las propiedades cutáneas de la caléndula y detallamos las siguientes recetas:

  1. aceite de caléndula
  2. ungüento de caléndula
  3. mascarilla de caléndula para calmar la piel
  4. mascarilla de caléndula para el acné
  5. loción limpiadora y crema facial

Propiedades de la caléndula

Muy rica en principios activos como sales minerales, aceites esenciales, ácido salicílico, carotenos y flavonoides, la caléndula se caractiza por sus propiedades desinfectantes, antiinflamatorias (la caléndula es el corticoide más poderoso de la naturaleza), cicatrizantes, calmantes y antisépticas con lo que resulta un remedio muy eficaz en el tratamiento de numerosas afecciones de la piel como pieles sensibles,  irritadas o inflamadas, quemaduras (muchas cremas solares o aftersun contienen caléndula), dermatitis,  irritación del pañal, picaduras de insectos y otras infecciones de la piel.

Para la infusión contra el dolor menstrual* o para regular el periodo hay que hervir 3′ una cucharada sopera de flores de caléndula por taza de agua y se toma 1 taza al día antes de alguna de las comidas desde 15 días antes de la menstruación.

Y también se puede comer. Sus pétalos se pueden tomar en ensaladas y se usa para aromatizar sopas y guisos, pero la forma más habitual de aprovechar sus propiedades es en aceites, cremas o lociones.

RECETAS FACIALES DE CALÉNDULA

1. ACEITE DE CALÉNDULA

El bote verde que se ve en las fotografías es de 100 ml y lo he hecho con aceite de almendras porque tenía en casa, porque tiene un olor más suave y porque lo he preferido en esta ocasión para la piel de mi hijo que suele presentar rojeces y picores. He preparado el aceite de caléndula de forma muy espontánea:

  • he recogido las flores de nuestra huerta cortando con una tijera justo al final del tallo
  • como tenían unos bichitos negros minúsculos, he sacudido las flores boca abajo en una mesa para cayesen
  • seguidamente he sumergido las flores, con la parte verde incluida, en un bote de cristal con el aceite de forma que quedaban cubiertas
  • lo he tenido en el jardin al sol y a la luna durante 15 días
  • se cuela con un colador fino y ya tenemos nuestro aceite de caléndula para cuidar, suavizar y curar nuestra piel
  • Dicen que los botes oscuros son más adecuados para conservar las propiedades del aceite

Pero este oleato también se puede hacer con aceite de oliva y esta es la receta estandar:

  • 1 litro de aceite de oliva virgen y de buena calidad
  • 300 gr de caléndula en hojas frescas (el equivalente en hojas secas es 100 gr)

Se deja tapado en tarro de cristal de 15 días mínimo a 1 mes al sereno -al aire libre-, se cuela y este aceite se puede usar así o sirve de base para un ungüento de caléndula.

La forma tradicional de este aceite de caléndula es la maceración y es la más recomendada por los expertos, pero existe una versión rápida que consiste en calentar en el aceite de oliva las flores durante 1 hora mínimo.

2. UNGUENTO DE CALÉNDULA

  • 1 litro de aceite de oliva
  • 125 gr de cera de abeja
  • 300 gr de flores frescas de caléndula o 100 gr de flores secas

O se maceran las flores de 15 días a un mes al aire libre o se calienta el aceite muy, muy suave y se van cociendo/infusionando las flores durante 1 hora mínimo. Después se cuela con un paño y se pone la cera con el aceite al baño maría hasta que se disuelva.

3. MASCARILLA PARA CALMAR LA PIEL

  • 2 cucharadas de harina de avena
  • 3 cucharadas de infusión de caléndula
  • 1 cucharada de miel

Se mezclan los ingredientes hasta conseguir una consistencia homogénea, más espesa que un yogur, y se aplica en la cara 20′. Se retira con el resto de la infusión

4. MASCARILLA PARA EL ACNÉ

  • arcilla o fango del mar muerto
  • más 2 cucharadas de infusión de caléndula

Se aplica 20′ sobre el rostro limpio. En acné rebelde se usa de 2 a 3 veces semana

5. CREMA FACIAL Y LOCIÓN LIMPIADORA DE CALÉNDULA

En El Blog Alternativo, la experta en cosmética natural Gladys Gómez elaboró estas 2 recetas con caléndula pero llevan más ingredientes que las anteriores.

Y estas son unas útiles recetas para aprovechar en casa las propiedades de la caléndula de forma barata y recuperar así el poder ancestral de los hogares de autogestionar la salud de la familia.

Pero si queremos comprar el preparado ya hecho, cada vez hay más marcas comerciales que incluyen líneas a base de caléndula. Una de las más famosas y que más confianza genera es Welleda porque utiliza plantas ecológicas y biodinámicas (siguen los ciclos celestes) y tiene casi un siglo de tradición.

Este es un pdf de Welleda bebés que también explica los beneficios de la caléndula, las características de la piel del bebé y la importancia del tacto y el masaje infantil.


Sea como sea, dejemos que la flor maravilla entre en nuestras casas…

FUENTES

El aceite y el ungüento los he elaborado con la receta de Ines Millan que aprendí en un estupendo curso de jabones y cremas cosméticos organizado por Fademur (Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales) en La Rioja.

Las recetas de mascarillas son de la Dra Rosa Blasco de la revista CuerpoMente nº 107 y la infusión de caléndula para la menstruación del monográfico de la misma revista “Plantas que curan”