El mundo de las sopas y purés es muy versátil. De la clásica sopera o el plato de cuchara podemos pasar a un chupito de crema caliente, y todas las opciones pueden ser deliciosas y calentarnos el estómago.

La crema de calabacín al jengibre en vasitos es una receta fácil pero especial para innovar en nuestros aperitivos y sorprender a los comensales.

Hace unos años, el jengibre sonaba demasiado exótico o asociado a dulces, pero ahora está presente en casi todos los supermercados y puede aportar su sabor alimonado y sus propiedades en todo tipo de platos. Con el calabacín casa muy bien y nos permite escaparnos de las clásicas cremas de calabacín con quesitos o verduras.

La receta de crema de calabacín y jengibre en vasitos es la siguiente:

INGREDIENTES

  • 2 calabacines grandes
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • agua o caldo de verduras
  • un trozo de jengibre del tamaño de una nuez. En la foto se ve la raíz entera
  • sal y nuez moscada

ELABORACIÓN

1. Lavamos bien los puerros porque suelen contener tierrilla en las capas externas. Los troceamos. Pelamos y troceamos la cebolla

2. Pochamos la cebolla y puerros con sal en una cazuela con un poco de aceite unos 15-20′, removiendo para que no se quemen.

3. Lavamos bien el calabacin con un cepillo porque lo vamos a cocinar con piel. Troceamos.

4. Añadimos a la cazuela, cubrimos con agua o caldo y cocemos unos 30′ hasta que esté cocido.

5. Especiamos con un poco de nuez moscada y rallamos el trozo de jengibre previamente pelado. He usado un rallador de jengibre pero podemos usar uno de queso o cortarlo muy finito.

6. Reservamos líquido de la cazuela si queremos una textura más cremosa (luego siempre podemos añadir más) y batimos y/o usamos el pasapurés.

7. Servimos en vasitos, decoramos con semillas de sésamo y disfrutamos de nuestro cóctel verde.

Y aquí otras recetas de sopas y cremas deliciosas y sanas.