(Esta receta la publicamos originalmente en la revista online Madre Tierra, páginas 26-27)

Las hamburguesas se llevan la mala fama del fast food y sus inconvenientes pero no todas las hamburguesas son iguales. Podemos elaborarlas de forma casera con distintos ingredientes: carne de calidad, pescado como atún fresco o merluza, legumbres (garbanzo, lentejas, alubias, soja, …), tofu y avena, arroz, patata … y así unimos alimentos más sanos con una forma de comerlos divertida e informal.

Estas garbanzo-burgers no tienen nada que envidiar a las cangreburguer de Fondo de Bikini, están muy ricas y es una alternativa a los guisos de legumbres que gusta mucho a los niños.

La receta es sencilla y la detallamos a continuación:

INGREDIENTES

  • 100 gr de garbanzos secos que una vez remojados pesan unos 310 gr
  • 2 zanahorias
  • 1/2 cebolla
  • perejil muy picadito, unas 2 cucharadas
  • sal, pimienta y un poco de comino en polvo
  • varias cucharadas de pan rallado (hemos usado integral rallado en casa)
  • harina para rebozar, hemos usado harina integral

ELABORACIÓN

1. Dejamos los garbanzos en remojo toda la noche mínimo

2. Escurrimos bien y los picamos con batidora o picadora

NOTA: las garbanzo-burger se pueden hacer de 2 formas: con garbanzos simplemente en remojo o con garbanzo cocido. Nosotros lo hacemos con la primera porque nos resultan mucho más manejables, los cocidos quedan muy blandos y son más difíciles de trabajar, de hecho, a veces hay que añadirles copos de avena para dar más consistencia a las hamburguesas. Los garbanzos en remojo picados los freiremos después y no hay riesgo de comerlos crudos.

3. Por otra parte, pelamos y picamos las zanahorias y la cebolla y lo juntamos con los garbanzos ya desmenuzados

4. Añadimos el perejil y las especias al gusto. El perejil y el comino se integran muy bien con el garbanzo y las verduras, no destaca su sabor y los niños ni lo notan ni se quejan

5. Incorporamos unas cucharadas de pan rallado, mezclamos todo y damos forma a las hamburgesas. Mejor un tamaño pequeño-mediano para que no se rompan

6. Las rebozamos con harina y las freímos con un poco de aceite caliente. Al sacarlas de la sartén, las colocamos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite

7. Obtendremos más de 15 garbanzo-burgers que podemos degustar con los clásicos panecillos de hamburguesa, lechuga y kepchup como si de una hamburgesa se tratase, o en plato con una guarnición de verduritas como guisantes, brócoli al vapor o unas patatas.

VARIEDADES

  • Podemos mezclar los garbanzos con arroz integral hervido o con copos de avena
  • Cabe cualquier verdura como puerros, unos ajitos, …
  • Podríamos ligar las hamburguesas con huevo pero de esta forma son veganas (no contienen ninguna proteína animal)
  • No son falafel, las croquetas de garbanzos de la cocina oriental, pero se les parecen. Los falafel son mucho más especiados (cilantro, pimentón, comino, canela, a veces curry) y usan harina de garbanzo
  • Para rebozarlas, se puede emplear cualquier tipo de harina
  • La salsa de yogur es una buena compañía: 1 yogur, 3 pepinillos, 1 ajo, una cucharadita de alcaparras, hierbas provenzales

Seguro que a Bob Esponja y Patricio también les gustarían 🙂