Mi madre hace unas deliciosas empanadillas de atún, huevo duro y tomate y hasta hace poco yo creía que ese era el único relleno posible.

Gracias a un libro de cocina de Mireia Carbó probé las empanadillas de champiñones con queso de cabra al tomillo y descubrí todo un mundo de posibilidades con esa pequeña masa.

Desde entonces, he ido probando rellenos diferentes como espinacas con pasas o calabacín al curry y las hemos integrado en el recetario de casa cocinándolas AL HORNO en vez de fritas porque así son más saludables y menos pesadas. En aperitivos, como plato principal, para salir de picnic, … cuando llevamos un tiempo sin comerlas, las echamos de menos.

Y esta es la receta de empanadillas de berenjena asada, tomate crudo y mozarella:


INGREDIENTES

  • unos 750 gr de berenjenas crudas. Como las nuestras tenían muchas semillas, una vez asadas y limpias, hemos usado 500 gr de berenjena asada
  • 1 tomate
  • 1 bola de mozarella, 125 gr escurrido
  • hierbas al gusto: tomillo, menta, romero, …
  • 1 huevo y sésamo para decorar
  • 1 paquete de empanadillas. En España la marca La Cocinera vende la masa en dos tamaños distintos y en su web hay muchas ideas para empanadillas

ELABORACIÓN

1. Lavamos las berenjenas, les cortamos el rabo y las colocamos en una bandeja de horno con un chorrito de aceite. Las pinchamos con un tenedor para que luego no nos explote el líquido y las horneamos durante 1 hora y media o hasta que las veamos bien blanditas

2. Las dejamos enfriar un poco, las pelamos con facilidad y hacemos tiras con la carne

3. Por otro lado, pelamos el tomate, lo escurrimos en un colador para que no nos agüe luego las empanadillas y lo troceamos

4. A continuación procedemos a rellenar las empanadillas colocando un poco de berenjena en cada una, unos trocitos de tomate y encima un poco de mozarella. Salamos y espolvoreamos con unas hierbitas. Cerramos la empanadilla y apretamos el borde con un tenedor.

5. Rellenamos las 16 empanadillas del sobre y las ponemos sobre papel de horno en una bandeja con una separación entre ellas porque se inflan y expanden un poco, y a veces podría salirse el queso.

6. Las pintamos con un pincel untado de huevo batido e inmediatamente espolvoreamos semillas de sésamo encima

7. Horneamos unos 20′ o hasta que las veamos doraditas e infladas y a disfrutar como niños de las empanadillas. No son como las de mamá pero nos acompañan con los años…