Ya llegan los granizados…

granizados

Ya estamos en primavera, aunque no lo parezca por la temperatura que hace. Pero cualquier día comienza a hacer calor y podremos disfrutar de refrescos, helados y refrescantes granizados.  La semana pasada entré a un bar y ya estaban preparando las máquinas de granizado de limón y de granizado de café. Estas máquinas, junto con las de horchata, son muy habituales en los bares españoles y hasta son decorativas, con sus aspas siempre en movimiento.  En muchos países también abundan los puestos ambulantes de granizados, para que podamos disfrutar de ells en cualquier momento.

El granizado, tal como lo conocemos hoy en día, es hielo machacado mezclado con trozos de frutas o con zumo. También es muy habitual añadir azúcar. Los granizados más comunes son los de naranja, limón o fresa. Como variante también existe el de café.

El invento de los granizados viene de lejos. En la antigüedad generalmente no se usaba el hielo machacado, en su lugar se utilizaba la nieve. En la Biblia existen referencias en unos versículos sobre el Rey Salomón donde se cita “el refresco de la nieve en los días de las cosechas”. Tanto en Mesopotamia como en la Grecia antigua era costumbre consumir hielo mezclado con zumo de fruta y todo ello endulzado con miel. En la península ibérica fueron los árabes en el siglo VIII los que introdujeron la costumbre de consumir nieve mezclada con zumos de fruta, miel y aromas. Es bastante probable que la palabra sorbete proceda del árabe “sharbét” o del turco “chorbet”.

Resulta curioso como cada país ha adoptado un nombre diferente para los granizados y la forma de elaborarlos. Por ejemplo en Argentina y México se habla de raspado porque los vendedores ambulantes disponen de un gran bloque de hielo que raspan con una pieza metálica en forma de pala o de cuchara. En Venezuela, además del raspado, existe el cepillado, que recibe su nombre porque el hielo se obtiene con un cepillo con cerdas de metal, que produce un granizado más fino. Las variedades son muchísimas tanto por la forma de preparar el hielo como por los productos con los que se mezcla: trozos de frutas, zumos de frutas, azúcar, miel, leche, leche condensada, café…

Ya estamos esperando que llegue el calor para empezar a disfrutar un montón de los granizados.
Y a ti ¿qué granizado te gusta más?

Imprimir Enviar Sin Comentarios

Tienes algo que decir? Déjanos un comentario!