Salsa de soja o Shoyu y TAMARI: diferencias

salsa de soja

La salsa de soja es un líquido oscuro que ensalza un montón de platos con su aromático sabor, se relaciona con recetas asiáticas -especialmente al wok- y se usa poca cantidad. Hace años era difícil de conseguirla, pero en la actualidad hay varias marcas en los supermercados y otras tantas en las tiendas ecológicas y herboristerias.

La salsa de soja de calidad es beneficiosa para el sistema dijestivo (y más que un condimento, se considera un producto medicinal por su efecto remineralizante, antiséptico y aporte de aminoácidos) gracias a una larga y compleja fermentación natural que dura entre 1 y 3 años en los métodos de producción tradicionales. Sus ingredientes básicos son soja, agua mineral, sal marina, moho de koji y trigo (no la Tamari).

Pero no todas las salsas de soja son iguales, las convencionales se realizan de forma rápida y artificial y pueden contener azúcar, glutamato y otros aditivos, y por eso merece la pena elegir bien.

Existen dos tipos de salsas de soja, Shoyu o Tamari, y esta es la descripción de ambas del libro “Disfruta de la macrobiótica, la dieta equilibrada” de la experta Loli Curto:

TAMARI
Es un subproducto del miso, el líquido que rezuma al terminar el proceso de preparación de éste. Se puede obtener también de la fermentación de la soja, que se pone a remojo con sal. Se utiliza como sustituto de la sal, y es preferible a ésta por su concentración de proteínas, vitaminas y oligoelementos, pero bastan unas pocas gotas ya que realza mucho el sabor de los alimentos a la vez que nos aporta muchos nutrientes.

El tamari puede usarse para cocinar y va mejor para carnes y pescados. También puedes añadirlo al té bancha, para combatir el cansancio, ya que alcaliniza el organismo gracias a su efecto remineralizante. A esto también contribuye su riqueza en ácido acético, que favorece la eliminación de muchos microorganismos dañinos que puedan estar en los alimentos. Como la mayoría de los alimentos fermentados, favorece la absorción de nutrientes y una buena digestión.

SHOYU O SALSA DE SOJA
Se obtiene de la fermentación de soja y trigo, cebada o arroz tostados, molidos y salados. Es menos salado que el tamari y un poco más líquido, y comparado con éste es más equilibrado en yin y yang. Te recomendamos su consumo diario, aunque en pequeñas cantidades ya que es un producto muy concentrado.

Como durante el proceso de elaboración se mezcla la soja con cereales, su contenido nutricional es muy equilibrado y aporta muchos aminoácidos y proteínas. Puedes utilizarlo como condimento para realzar el sabor de un plato en el momento de servirlo, en los últimos minutos de cocción, como aderezo en ensaladas o como sustituto de la sal. Una de las grandes ventajas es que no produce sed y permite seguir la norma macrobiótica de beber lo menos posible.

En casa preferimos la salsa Tamari, que es un poco más oscura, espesa y de sabor más fuerte que la Shoyu, porque así evitamos el trigo (que ya abunda en exceso en la dieta oocidental), porque es rica en aminoácidos y por su efecto remineralizante, antibacteriano y alcalinizante.

¿Cómo se usan las salsas de soja?

Mejor al final de la cocción, unos minutos antes de retirar del fuego para mantener mejor sus propiedades. Como contiene entre un 10 y 18% de sal, pueden reemplazar la sal en cualquier receta.

  • como aliño en las ensaladas con el aceite de oliva
  • para aromatizar arroz integral, quinoa u otro cereal
  • un chorrito en las recetas de wok
  • y para cualquier alimento al que le queramos dar un poquito de sabor

Relacionado

 

Imprimir Enviar 6 Comentarios

6 Comentarios en "Salsa de soja o Shoyu y TAMARI: diferencias"

  1. 1 - C dice:

    Buen dato, gracias!

    Reply →
  2. 2 - César Muñoz dice:

    ¿Por favor me pueden dar las marcas de las mejores salsa de soya naturales? La uso para cocinar pescado y pollo. Gracias!

    Reply →

Trackbacks for this post

  1. Receta de arroz integral con shiitakes al vino tinto | La Cocina Alternativa
  2. Haciendo seitán casero | La Cocina Alternativa

Tienes algo que decir? Déjanos un comentario!